YouTube

Picasso 1906: Descifrando el Secreto de su Originalidad.

En motivo de la exhibición del museo Reina Sofia "Picasso 1906: La gran transformación" me he sumergido en explorar aspectos que me remiten a su búsqueda de "lo primordial".  

Picasso en su constante proceso de exploración fusiona su arte con las producciones consideradas "primitivas". No adopta modelos, sino que busca una"lengua común" de lo primigenio. Explora influencias desde el arte ibero hasta el románico catalán, en una danza intercultural que define su singularidad.

La interculturalidad en su obra es multifacética. Picasso incorpora la memoria visual como herramienta, utilizando la cita y la apropiación con un sentido contemporáneo. Su relación dialéctica con culturas y lenguajes primordiales es la esencia de su obra en 1906.

Las reflexiones de Gertrude Stein sobre su escritura, sobre la poesía y el papel del lenguaje, van a influenciar la pintura de un Picasso que comienza justo a repensar la forma en la que la pintura sirve para representar. En los primeros meses de1907 se revela crucial en este proceso. Liberándose de convenciones y abrazando la diversidad cultural, Picasso se erige como un pionero del siglo XX.

Su obra ha trascendido en el tiempo, inspirando la creatividad contemporánea. En cada trazo de artistas actuales, resuena la influencia de Picasso. Este genio, que desafió normas y se liberó de ataduras conceptuales, nos recuerda la importancia de la emancipación para crear obras auténticas.
Así como en 1906, cuando Picasso se liberó de las convenciones académicas para buscar "lo primordial", los artistas actuales siguen enfrentándose al desafío de emanciparse de las ideas preconcebidas en su búsqueda de una expresión auténtica. La representación del cuerpo y la forma como elementos fundamentales en la obra de Picasso encuentra eco en la exploración contemporánea del cuerpo como un medio de expresión artística y como un símbolo de identidad. La desnudez y la pulsión escópica, que desafiaron las convenciones de la época, son temas que siguen resonando en la creación artística actual, donde los artistas buscan ir más allá de las expectativas y desentrañar la complejidad de la naturaleza humana.

La interculturalidad, otro pilar en la obra de Picasso en ese año, también encuentra eco en la diversidad y fusión cultural que caracteriza muchas expresiones artísticas actuales. Hoy, gracias a la tecnología, los artistas buscan inspiración en una variedad de fuentes y desafían la linealidad del tiempo en su obra. La memoria visual, la cita y la apropiación como herramientas creativas son prácticas que persisten en la contemporaneidad, muchas de esas búsquedas aspiran alcanzar una expresión original.

Sin embargo, la búsqueda obsesiva de la originalidad en el arte a menudo se asemeja a la búsqueda de un tesoro elusivo que se persigue sin cesar. Luego de años de conversaciones con artistas, muchas lecturas y profundas reflexiones he llegadoa una conclusión,  la esencia de la originalidad, paradójicamente, no radica en la persecución ferviente de algo único, sino en vivirla como un proceso natural y orgánico. Es un viaje interno que involucra la profunda investigación y la autenticidad emergente de la personalidad del artista, tiñendo la obra con una singularidad que trasciende la mera novedad.

Los artistas contemporáneos podemos encontrar inspiración en la comprensión de que la originalidad no es un destino, sino un viaje. La genuina exploración de temas, la experimentación audaz y el diálogo íntimo con las influencias culturales y estilísticas se convierten en las piedras angulares de este proceso. La originalidad, en este sentido, no es un punto de llegada, sino un constante devenir.

El arte, en suforma más pura, es una expresión del individuo y su visión única del mundo. Al enfocarse en vivir la originalidad como un proceso natural, el artista se sumerge en la autenticidad de su propia investigación. Las capas de la personalidad, la experiencia y la interpretación se despliegan sobre el lienzo, la escultura, el dibujo o la obra en sí, creando una riqueza intrínseca que vamás allá de la novedad superficial.

La originalidad auténtica no se encuentra en la imitación de estilos populares o en la adopción forzada de tendencias artísticas en boga. Surge cuando el artista se sumerge en su propia verdad, explorando la riqueza de su interior y permitiendo que su personalidad impregne cada pincelada, cada forma y cada elección estética. Es un proceso en constante evolución, donde la obra se convierte en un reflejo vivo de la investigación continua y la autenticidad que define al artista.

En la era actual, donde la presión por destacar en un mar de expresiones artísticas puede ser abrumadora, me gustaría pensar que la reflexión sobre la originalidad como un proceso natural ofrece un respiro. No se trata de competir por la singularidada toda costa, sino de sumergirse en la propia voz artística y permitir que la autenticidad fluya naturalmente.

La originalidad vivida se convierte así en una expresión honesta y sin esfuerzo, una narrativa visual que se nutre de la riqueza interna del artista y resuena con la esencia misma de la creación artística.

Por Carlos Martínez León